Associazione Calcio Milan

Messi, máximo goleador de la historia del Barcelona on Vimeo El 22 de enero de 1911, el Athletic Club de Madrid jugó su primer partido como rojiblanco. Habiendo trasladado durante ese año su sede social a la calle Fuencarral, 27 (en lugar de la Sociedad Vasco-Navarra, donde antes se alojaba), el Athletic Club de Madrid quiso constituirse oficialmente y formalizar su primer reglamento, en lugar de seguir usando el del Athletic Club como hasta el momento. Al no ponerse de acuerdo los delegados de los clubes para redactar un reglamento, el torneo se canceló. El 14 de octubre de 1909 se creó la Federación Española de Clubes de Football, que aún no había cobrado la suficiente fuerza como para imponer sus decisiones. Aquel año, la organización de la Copa no corría a cargo del Madrid F.C., sino de la Federación Madrileña de Clubes de Football. Se disputó en el Campo del Retiro y el rival fue la Gimnástica Española en la II Copa Rodríguez Arzuaga.

Cristiano Ronaldo alla Juve ufficiale: quali reazioni per le ... Enfrentándose los terceros equipos de ambos clubes, venció el Athletic al Madrid por 5-0. Sin embargo, el campo no cumplía con la norma de poner una cuerda que separase a los aficionados del campo de juego, y tampoco se pintaron las líneas en el terreno, por tanto los resultados de aquellos partidos quedaron anulados. Tras la Copa de España, en la que la Gimnástica, representante de Madrid, cayó derrotada en la final ante el Barcelona; se cerró la temporada con un banquete el 2 de mayo de 1912 para celebrar el IX aniversario del Athletic de Madrid. Luego se superó al Deportivo Alavés en cuartos, y en semifinales el Real Valladolid puso contra las cuerdas a los valencianistas igualando la eliminatoria en la vuelta, pero un gol de Darío Felman lograba a diez minutos del final meter al Valencia en una final de Copa a la que no se llegaba desde 1972. El rival en la final fue el recién campeón de liga, el Real Madrid, el 30 de junio de 1979 en el estadio Vicente Calderón y la ilusión valencianista fue máxima. El partido no se llegó a finalizar, ya que la Gimnástica se retiró tras dar por válido el árbitro un gol que suponía la victoria de los rojiblancos.

Sin embargo, el equipo local se negó a participar, ya que el terreno estaba totalmente encharcado, y se le concedió la victoria al conjunto blanquiazul. Tenía un aforo de 10 000 espectadores, y el terreno de juego era de tierra dura y arcillosa. El fútbol aún no era un deporte muy popular en España, y los pocos aficionados de la capital solían decantarse por el conjunto blanco, que volvió a ganar la Copa de España en una de las ediciones más desastrosas que se recuerdan, por su poca participación y bajo nivel. Así las cosas, los únicos socios que conservaban los atléticos eran los estudiantes vascos con residencia el Madrid, además de los incansables socios fundadores.

Tal fue la crítica de los equipos de la capital al campeón vasco, que el presidente del Athletic de Madrid, Eduardo del Acha, se vio obligado a intervenir, enviando una carta al Español de Madrid y al Moncloa para instarles a aclarar las circunstancias que llevaron a que el Athletic se proclamara Campeón de España sin jugar la final. Entonces, Elorduy se acordó de que tenía veinticinco camisetas sin estrenar guardadas en casa de sus abuelos y el directivo del conjunto madrileño Manuel Rodríguez Azuaga le pidió que las llevara a Madrid. En este campeonato se venció por vez primera al Madrid F.C. El 19 de marzo se disputó un nuevo partido entre ambos equipos, esta vez en el campo del Retiro, con victoria del Madrid F.C.

A esto se le sumaba que, por primera vez en su historia, el club decano había vencido al Athletic Club en la final de la Copa de España en 1905, repitiendo título al año siguiente contra el mismo adversario. Se generó así una intensa disputa en el que el club vizcaíno acusó a los dos semifinalistas madrileños de no haber cumplido las normas, y viceversa. Al regresar del viaje, Elorduy entregó la mitad al equipo vizcaíno y guardó la otra mitad en la casa de sus abuelos. Remate fallado por Thomas Müller (FC Bayern München) remate con la derecha desde el lado derecho del interior del área que se va alto y desviado por la derecha. Algunos asesinos en serie se esfuerzan por hacer que sus crímenes resulten difíciles de descubrir, como por ejemplo falsificando notas de suicidio; este es el caso de Harold Shipman, un médico de cabecera británico, cuya posición social y ocupación eran tales que le permitía simular las muertes de sus víctimas, considerando que morían por causas naturales: entre 1971 y 1998, mató así por lo menos a 250 de sus pacientes más viejos, y hasta muy poco antes de ser descubierto aún no se sospechaba que ninguno de sus crímenes hubiera sido premeditados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.